Additional information
Reflections for the week
Online Retreat Weeks
Connect with us
JRS Retiro online: Día 12 – La Gracia que Salva: El Bautismo de Jesús
viernes, noviembre 12, 2010


“El amor y la compasión son una necesidad, no un lujo. Sin ellos, la humanidad no puede sobrevivir.”
Cuando empieces tu oración de hoy, recuerda que estás ante la presencia de Dios sagrado. Ten presente que Dios te está viendo en todo momento, y de que la ternura y el poder con que te mira. Pídele a Dios aquello que quieras a través de plegaria.

Pídele hoy a Dios que te ayude a rendirte ante el Misterio que te rodea, confiando en que el universo está en las buenas manos de Dios. Pídele que aumente tu fe en el amor radical y en la bondad de Dios, que pueden vencer todos tus temores y poner en orden tus deseos.



Reflections for Prayer
Valladolid, 12 de noviembre de 2010 – En los años 2003 y 2004 tuve ocasión, durante dos veranos consecutivos, de compartir la vida con uno de los equipos del JRS Guinea que acompañaba, servía y defendía a refugiados liberianos: Valsu y Cova (Carmelitas de la Caridad  — Vedruna), Christophe y Gonzalo. Por medio de ellos conocí en el campo de Lainé a Mary. En Liberia ella tenía un hogar para unos 20 niñas y niños huérfanos. Cuando la guerra les alcanzó, ella marchó al exilio sin perder a ninguno de ellos y en el campo volvió a organizar el grupo: vivían juntos y ella los cuidaba y educaba. El nombre que le dio a su casa era “The Saving Grace”, la gracia que salva.

La fe y el amor de Mary me ayudan a entender la experiencia de Jesús en su bautismo. Es el primer acto de su vida adulta que nos narran los evangelios. Jesús no dice nada, sólo atiende. Todo comienza con la escucha: “Tú eres mi hijo amado, mi predilecto”. Ese mensaje marcará toda su vida. El amor que experimenta y reconoce le impulsa desde entonces a amar siempre y a todos, a compartir con otros lo que él ha recibido de Dios. Dios es Padre y Madre, somos sus hijas e hijos. Ese amor recibido y acogido se irá desbordando a lo largo de su vida en sus palabras y sus obras, empezando por los más necesitados, por aquellos que más necesitan saber y experimentar que Dios los ama como madre y padre. Jesús cura a los enfermos, libera a los oprimidos, alimenta a los hambrientos, anuncia la Buena Noticia de que todos somos hijas y hermanas, hijos y hermanos.

Así lo vivió Mary. “El amor y la compasión son una necesidad, no un lujo. Sin ellos, la humanidad no puede sobrevivir.” Esa es la gracia de Dios que salva: amor que recibimos gratuitamente que nos impulsa a amar gratis. Descubrirnos sus hijos nos hace a todos hermanos y hermanas. Pidamos conocimiento interno del Señor Jesús, participar de su experiencia de sentirnos amados por Dios para poder seguirle en su entrega y servicio.

Pablo Alonso SJ
Ex miembro del equipo del JRS Guinea

Dírigete a Dios como a un amigo al que habla un amigo.

Háblale a Dios sobre tu respuesta, sobre tus necesidades y sobre tus deseos más profundos.

Termina tu oración con el Padrenuestro, la plegaria que Jesús nos enseñó.


Suggested Reading for Prayer
Marcos 1: 9-11

En aquellos días, Jesús llegó desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y al salir del agua, vio que los cielos se abrían y que el Espíritu Santo descendía sobre él como una paloma; y una voz desde el cielo dijo: “Tú eres mi Hijo muy querido, en ti tengo puesta toda mi predilección”.