Additional information
Reflections for the week
Online Retreat Weeks
Connect with us
JRS Retiro online: Día 20 – Con Jesús que continúa muriendo
sábado, noviembre 20, 2010


"Más que nunca me siento en las manos de Dios. Eso es lo que he deseado toda mi vida, desde joven. Y eso también es lo único que sigo queriendo ahora, con una diferencia: hoy toda la iniciativa la tiene el Señor. Les aseguro que saberme y sentirme totalmente en sus manos es una profunda experiencia."
Cuando empieces tu oración de hoy, recuerda que estás ante la presencia de Dios sagrado. Ten presente que Dios te está viendo en todo momento, y de que la ternura y el poder con que te mira. Pídele a Dios aquello que quieras a través de plegaria.

Pídele hoy a Dios que te ayude a rendirte ante el Misterio que te rodea, confiando en que el universo está en las buenas manos de Dios. Pídele que aumente tu fe en el amor radical y en la bondad de Dios, que pueden vencer todos tus temores y poner en orden tus deseos.


Reflections for Prayer
Caracas, 20 de noviembre de 2010 – La historia de María.  Una tarde me encontraba de visita en casa de la señora María, una desplazada colombiana que vive en un barrio de Soacha, populoso municipio al sur de Bogotá, destino de millares de desplazados. De repente ella miró el reloj y se puso nerviosa, eran las cinco de la tarde.

“¿Está nerviosa? ¿Le sucede algo?” le pregunté con respeto mientras miraba su rostro.

Ella hizo un breve silencio, se llevó sus manos a la frente, y me respondió angustiada:“Padre, mi hijo está en la escuela y no ha llegado.” Entre sollozos prosiguió, “lo que pasa es que en estos días han desaparecido varios jóvenes en nuestro barrio.”

Un mes después, la prensa nacional reseñaba la exitosa operación del ejército colombiano donde un importante número de guerrilleros habían caído en combate. Más tarde se conoció la verdad: tales guerrilleros eran jóvenes de los barrios del Municipio de Soacha, que habían sido secuestrados por la Fuerza pública, los habían vestido de guerrilleros y luego asesinado. De esta manera, el ejército colombiano demostraba la efectividad de su lucha antisubversiva, al tiempo que los soldados eran ascendidos militarmente y recompensados económicamente.

El dolor de las madres ante la muerte injusta de sus hijos, les infundió una fuerza interior que les llevó a encontrarse y solidarizarse para luchar por la dignidad y la memoria de sus Hijos.

Jesús continúa muriendo en tantos jóvenes que sucumben injustamente hoy, y su muerte enciende la llama de la fe que moviliza a muchos corazones a trabajar por una vida más justa. María y sus compañeras, son testigos de este misterio porqué con el Jesús que muere ponen su vida en las manos de Dios, su fortaleza para luchar por la vida.

Alfredo Infante SJ
Director del JRS Latinoamérica y Caribe

Dírigete a Dios como a un amigo al que habla un amigo.

Háblale a Dios sobre tu respuesta, sobre tus necesidades y sobre tus deseos más profundos.

Termina tu oración con el Padrenuestro, la plegaria que Jesús nos enseñó.


Suggested Reading for Prayer
Juan 19: 25-27

Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo al que más quería, Jesús le dijo: “Mujer, aquí tienes a tu hijo.”  Luego dijo al discípulo: “Aquí tienes a tu madre.” Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa.

Lucas 2: 34-35

Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: “Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos.”