Additional information
Reflections for the week
Online Retreat Weeks
Connect with us
JRS Retiro online: Día 26 – Alegrándonos cuando los refugiados encuentran un hogar
viernes, noviembre 26, 2010


“Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes –oráculo del Señor–: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza.”
Cuando empieces tu oración de hoy, recuerda que estás ante la presencia de Dios sagrado. Ten presente que Dios te está viendo en todo momento, y de que la ternura y el poder con que te mira. Pídele a Dios aquello que quieras a través de plegaria.

Pídele hoy a Dios que te ayude a rendirte ante el Misterio que te rodea, confiando en que el universo está en las buenas manos de Dios. Pídele que aumente tu fe en el amor radical y en la bondad de Dios, que pueden vencer todos tus temores y poner en orden tus deseos.



Reflections for Prayer
Londres, 26 de noviembre de 2010 – Muchos eritreos han tenido una larga y dolorosa experiencia de guerra, hambre y exilio. Apenas hube comenzado a trabajar con el JRS, hice muchos amigos de esta comunidad que se habían visto obligados a formar parte de la diáspora, pero que luego encontraron nuevos hogares.

En primer lugar, un año antes de que terminara la guerra, una pareja que vivía en Port Sudan, Gereskiel y Letenkiel, fueron aceptados para reinstalarse en los Estados Unidos con su joven hija. Habiendo perdido otros tres hijos por la malaria en Sudán, celebramos con alegría su partida en el aeropuerto cuando partían a un lugar más seguro. Un segundo buen recuerdo es el de viajar a la capital, Asmara, al terminar la guerra de independencia.

Para muchos refugiados el hogar perdido se había convertido en su ‘Jerusalén’, que tanto habían soñado durante el exilio. Así ocurrió con Asmara, la ciudad en las montañas. Regresamos a casa con Teclu, que iba a Tigré en busca de su padre de quien no sabía nada desde hacía doce años. Más que la alegría de regresar a su patria, el reencuentro con su padre fue la experiencia culminante de aquel nuevo comienzo. Finalmente, me acuerdo de una persona con la que todavía estoy en contacto en Jartum, Sofía, que ha construido su hogar en Sudán, su país de adopción, aún cuando sus parientes están distribuidos en el Reino Unido, Alemania o de regreso en Eritrea.

Por suerte, hay muchos lugares en los que los refugiados han encontrado un nuevo hogar, un nuevo comienzo. Son lo que, técnicamente, se conoce como esas ‘soluciones duraderas’ que el ACNUR busca para todos los refugiados: un lugar donde reasentarse, el regreso a casa o la integración en el país de residencia. El personal del JRS, los que no son refugiados y que trabajan en lugares aislados del mundo, también se pueden identificar con la alegría y la paz de volver a casa de nuevo tras la dura labor realizada.

El Señor resucitado nos llama a cada uno de nosotros a ese lugar donde acaban nuestros temores; donde Él mismo, habiendo ido más allá del dolor y la muerte, nos llama, junto a nuestros hermanos y hermanas, al profundo consuelo de estar a salvo en casa. Recemos por la gracia de sentir la profunda alegría de este llamamiento al confort del hogar; la gracia de darnos cuenta de que, nosotros como peregrinos, encontramos a Jesús a menudo irreconocible en nuestras cotidianidad y que estamos llamados a un encuentro frente a frente cuando, finalmente, lleguemos a casa al final de nuestras vidas. Pregúntele por los felices planes que tiene para usted – planes de prosperidad y no de desgracia (Jer. 29 v11).

Stephen Power SJ
Ex asistente del director internacional del JRS
Roma, Italia

Dírigete a Dios como a un amigo al que habla un amigo.

Háblale a Dios sobre tu respuesta, sobre tus necesidades y sobre tus deseos más profundos.

Termina tu oración con el Padrenuestro, la plegaria que Jesús nos enseñó.


Suggested Reading for Prayer
Jeremías 29:11-14

Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes –oráculo del Señor–: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza. Entonces, cuando ustedes me invoquen y vengan a suplicarme, yo los escucharé; cuando me busquen, me encontrarán, porque me buscarán de todo corazón, y yo me dejaré encontrar por ustedes –oráculo del Señor–. Yo cambiaré la suerte de ustedes y los reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde los expulsé –oráculo del Señor–. Yo cambiaré la suerte de ustedes y los reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde los expulsé –oráculo del Señor– y los haré volver al lugar de donde los había deportado.


Quote
Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes –oráculo del Señor–: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza.”  Jeremías, profeta, Antiguo Testamento